Los productos naturales pueden variar en aroma, color y hasta cierto punto textura. Como los ingredientes naturales se basan en los cultivos biológicos, hay factores naturales que pueden afectar a la apariencia del producto. Por ejemplo: el clima durante la estación de crecimiento, la época del año en que se cosecha el ingrediente etc. Estas variaciones son las que hacen que los productos naturales sean únicos.